Cómo grabamos vídeo

Esta mañana en miles de colegios españoles han tenido lugar diversas actuaciones navideñas de los niños. El colegio de mi hija no ha sido una excepción y allí ha acudido su orgulloso padre provisto de cámara de vídeo, cámara de fotos, trípode y media docena de tarjetas de memoria.

Las inclemencias del tiempo han provocado que la actuación tuviera lugar en el gimnasio del colegio, sin espacio para montar el trípode, y sin espacio para que entraran más que los familiares de cada curso que estaba actuando. Cámara en mano he conseguido recoger la actuación de mi hija y mi sobrina, que van al mismo curso. En la salida les he tomado unas fotos rápidas y las he compartido vía Whatsapp con la familia, ávida de noticias sobre el evento.

En ése momento me he sentido un poco… no sé, una mezcla entre ansioso, impaciente y bloqueado. Si hubiera grabado la actuación con el iPhone 5S, en algún descanso del trabajo hubiera sacado tiempo para hacer el montaje con iMovie en el propio teléfono, publicarlo en Vimeo y mandar el enlace a la familia. Usar la cámara de vídeo (una Panasonic 1080p muy maja que compré en 2008 en New York) me supone tener que esperar a llegar a casa, volcar el vídeo en el Mac y hacer ahí todo el montaje, en iMovie para OS X. Por un momento he sentido que todo ese proceso era como muy de 2010, si me permitís el esnobismo.

Mi lamento tiene por otro lado poca razón de ser; la familia puede perfectamente esperar a esta tarde o mañana para ver el vídeo y además, dadas las circunstancias de batalla campal que se han dado en la actuación, sin el zoom óptico de la cámara de vídeo hubiera sido literalmente IMPOSIBLE grabar en condiciones, tomando en detalle tanto a mi hija como a mi sobrina.

De momento estoy dispuesto a cambiar inmediatez por optimización técnica, pero me parece que cada vez se me van a dan menos circunstancias en las que pagar dicho precio merezca realmente la pena.

2 thoughts on “Cómo grabamos vídeo

  1. Emilio yo creo que hay dos pasos lógicos en este aspecto, por un lado que las cámaras de vídeo tengan siempre wifi (la mayoría ya las tienen) o 3g y que tengan la posibilidad de editar vídeo de una forma sencilla. Claro que para esto los datos deben ser ilimitados o casi o que las redes wifi públicas se estandaricen. Y por otro lado, las cámaras de los móviles han mejorado mucho pero creo que debe cambiar el paradigma y probablemente se “invente” un zoom óptico que en realidad no lo es como es el caso del Nokia Lumia 1020 que con sus 41 Mpx, puedes hacer zoom digital y recortar todo lo que quieras sin temor a perder calidad.

    En cualquier caso, yo tengo una situación parecida, mi cámara de vídeo es una JVC que graba a 1080, con wifi, pequeñita… una delicia, pero sacas la tarjeta de la cámara y resulta que los vídeos no están disponibles directamente, tienes que importarlos por software al igual que hacíamos con las anteriores MiniDV y todo lo bueno de la cámara pasa a un segundo plano con tal de no pegarme una hora importando el vídeo al macbok y luego editando así que cojo mi móvil que graba también a 1080, que tiene estabilizador de imagen e incluso puedo usar el led del flash como antorcha y aunque pierdo un poco de calidad de imagen, gano mucho en comodidad.

    Ahí está la cámara de vídeo, guardada en un cajón a la espera del próximo megaevento en el que sea necesaria la calidad extra, el resto del tiempo… Nexus 5

    1. Me he dejado llevar por tu comentario y estas fiestas he grabado muchísimo vídeo con el teléfono, para delicia de la familia. Lo bueno es que el vídeo lo proceso y publico desde el mismo iPhone 5S y por tanto están disponibles en pocos días. Seguro que si estos últimos vídeos los hubiera grabado con la cámara estarían incluso sin pasar al Mac todavía.

Comments are closed.