Un Mac en la oficina: prólogo

Iniciamos hoy una serie de artículos en los que iré contando paso a paso el desarrollo de uno de mis más ambiciosos proyectos actualmente: usar un Mac en el trabajo.

Lo primero es tener un Mac que poder usar en el trabajo, claro. Parece un poco complicado que podamos convencer al jefe de turno para que nos compre un iMac o un Mac mini para trabajar. Algunos quizá tengan esa suerte pero yo he decidido no librar una batalla que sé perdida y usar mi iMac Core Duo actual. Una vez que salgan los nuevos iMacs y me compre uno, pediré permiso a mi jefe para usar mi viejo iMac en la empresa.

Sin embargo, antes de pedir permiso es fundamental que ya tengamos todos los cabos atados, ya que si instalamos el Mac en la oficina y nos ponemos a hacer pruebas y la cosa no funciona, habremos perdido muchas horas de trabajo y seguramente también perderemos muchos puntos ante el jefe. Prudencia. Afortunadamente, en mi empresa tenemos un MacBook White, con lo que voy a poder hacer todas las pruebas muy cómodamente.

Tenemos que tener claro el objetivo principal y creo que es usar el Mac en la oficina con Mac OS X, con la ÚNICA excepción de esa aplicación (o dos o tres) que sólo tienen versión para Windows. En mi caso, se trata de trabajar todo el tiempo en entorno Mac y usar Parallels para virtualizar el programa de contabilidad. Todas las demás funciones informáticas de mi puesto (Office, impresión, archivos en red…) deberían poder hacerse bajo Mac, porque si no, creo que no tiene sentido todo este proyecto. Además, si uso Parallels en modo coherencia, ni siquiera tendré que ver el escritorio ni la barra de Windows, sino que la ventana de mi programa de contabilidad flotará sobre el escritorio de Mac OS X como si fuera una aplicación nativa.

Vamos pues a hacer una lista de los factores a tener en cuenta:

– Conectividad a la red de la empresa

– Configuración de Parallels en modo coherencia para las aplicaciones específicas

– Compatibilidad de las versiones de Office

– Configuración de las impresoras en red

– Configuración de servicios añadidos en red

Para terminar, sólo mostraros el aspecto actual de mi puesto informático en la oficina; espero que dentro de unas semanas podamos ver algo completamente diferente. Deseadme suerte.

PC :-(

23 ideas sobre “Un Mac en la oficina: prólogo”

Los comentarios están cerrados.