Primera beta de iOS 11 en el iPad

Tras una semana de uso estoy disfrutando mucho más de las mejoras que sufriendo los inconvenientes de una beta. Más allá de cosas que no vayan finas, los errores más llamativos de esta primera beta que me causan problemas son los de funcionalidad del teclado externo. Algunos atajos no funcionan como debieran y en determinados momentos, por no decir todos, no funciona tampoco copiar y pegar con cmd+C y cmd+V.

Respecto al consumo de batería no he apreciado ningún exceso, cosa que sí han reportado otros usuarios, quizá porque mi iPad Air 2 ya me tenía con la mosca detrás de la oreja a ese respecto. Lo que sí estoy sufriendo es que el iPad no carga, o al menos no carga a la primera. Conectas el cable, te dice que está cargando pero en cuando la pantalla entra en suspensión el dispositivo deja de cargar. Tengo que desconectar y conectar varias veces el cable lightning para que inicie una carga continua. Problemas del primer mundo.

Funda para el mando del Apple TV

Quizá te estés preguntando por qué debes gastar unos 20 € en la funda Griffin Survivor para el mando del Apple TV (AmazonMacníficos) cuando puedes encontrar una funda parecida en Aliexpress por menos de 2€. Puedes mirar estas fotos para salir de dudas.

IMG_1881 IMG_1882 IMG_1883

Si no puedes ver las fotos o no han sido suficientemente aclaratorias te indicaré que la funda de Aliexpress mora en la delgada línea que separa la silicona del papel de fumar y básicamente se limita a revestir el mando. Lo protege, sí, pero contra manchas. Sin embargo la funda de Griffin es sólida, recubre las esquinas y le añade peso y un grosor extra en la base de manera que si el mando se te cae de la mano golpee el suelo por la zona más protegida.

Airmail no es para mí

Captura de Airmail

Airmail es el último unicornio en el tumultuoso campo de las apps de correo electrónico para iOS. En este área soy reacio a usar algo que no sea la aplicación del sistema, no ya por amor a ella, sino porque me da las características que necesito y goza de la integración en el sistema que iOS le niega a las apps de terceros. Aun así he estado unas semanas probado Armail y he decidido abandonarla. Estéticamente la aplicación es muy interesante y resulta especialmente atractiva a la par que práctica la pantalla para redactar correo; desafortunadamente no soy muy de escribir complejos emails desde el teléfono, por lo que es algo que no uso.

Lo que sí necesito es un app que busque correos nuevos en carpetas. En mi cuenta de Fastmail tengo aparcados como alias los correos de todos mis podcasts, y reglas para que cuando entra un email se vaya directamente a la carpeta en cuestión. En Mail, tienes una opción para ejecutar push sobre cualquier carpeta (he hecho un vídeo al respecto), por lo que recibes notificaciones cuando un email te entra a una carpeta aunque esta no sea el inbox. En Airmail careces de esta opción, y encima, aunque puedes marcar carpetas como favoritas y editar la barra de la izquierda para tenerlas a mano, esa personalización desaparece pasadas unas horas.

Sin las notificaciones por carpeta y sin siquiera poder tenerlas a mano, poco me retiene ya en Airmail.

3D Touch, Live Photos y accesibilidad

Quico Sal, oyente de Emilcar Daily, me manda un email con una interesante reflexión sobre lo que las nuevas características de los iPhone 6s/6s+ pueden significar en el campo de la accesibilidad. Dado que sus palabras ya explican la cuestión a la perfección, con su permiso las replico aquí.

Ya que los últimos episodios de Emilcar Daily giran en torno a características nuevas (como el 3D Touch o Live Photos) te hago llegar un par de comentarios que he escuchado por ahí.

Sobre el famoso 3D Touch (o como se escriba) mis fuentes coinciden contigo en que es una tecnología en la que hay que estar y una de las razones es que podría facilitar el hecho de que las aplicaciones fueran más accesibles, ya que los menús de acciones que antes se activaban manteniendo una pulsación sobre el elemento (o incluyéndolas en gestos específicos de los productos de apoyo como el menú de acciones del lector de pantalla VoiceOver) ahora simplemente podrían programarse para esta nueva forma de “hundir el dedo” y ya está.

En cuanto a las Live Photos, no sé si a alguien se le ha ocurrido la posibilidad de que esto podría hacer las fotos accesibles para personas ciegas, ya que en el audio el que haga la foto podría intentar comprimir una descripción. Así, una persona ciega podría saber qué foto está a punto de compartir sólo con el audio.

Para esta reflexión me he basado en dos fuentes. En español tenemos Macnéticos y en inglés tenemos a Jonathan Mosen.

Apple Watch Night Stand de Spigen

Caja del Apple Watch Night Stand de Spigen, cuadrada y pequeña

El Apple Watch es un dispositivo concebido para se cargado cada noche. En ese sentido, desde el primer momento salieron al mercado varios soportes para integrar el cable magnético de carga y cumplir con su función. Yo estaba usando hasta ahora una apaño casero, un MiStand de iPhone con el cargador “pegado”, y en verdad que no era mala solución, pero quería probar algo específicamente diseñado para el Apple Watch y me decidí por un soporte con muy buena prensa y un precio asequible: el Apple Watch Night Stand de la marca Spigen. Podéis ver ambos soportes en la foto que viene a continuación.

MiStand de iPhone al lado del soporte de Spigen

Este soporte es de los que se denominan compatibles con WatchOS 2. Y os preguntaréis ¿qué tontería es esa? WatchOS 2 incluye el modo Night Stand, por el cual cuando el reloj está cargando y girado (con los botones hacia arriba), la watchface se transforma ofreciendo la hora en números grandes y verdes, así como la hora a la que está configurada la alarma. Minutos antes de que llegue la hora, el reloj se va iluminando gradualmente. Una vez que la alarma suena, la posición del reloj es la ideal para manipularlo usando los botones; puedes pulsar la corona digital para apagar la alarma o el botón lateral para aplazarla. El español de España este modo se llama Reloj de mesa y hay que activarlo en las preferencias del Apple Watch o de la app del iPhone. Además, tengo comprobado que basta con mover un poco el reloj para que la pantalla se ilumine y te muestre la hora.

El Apple Watch en modo reloj de mesa

Un soporte compatible con esto es aquel pensado para dejar el reloj en posición “horizontal”, esto es, con los botones hacia arriba. Si además el reloj no está “flotando” sino posado completamente sobre el soporte pues mejor que mejor, ya que así evitamos que se suelte y se caiga cuando torpemente a las 6:10 AM tratemos de detener la alarma. Curiosamente un grandísimo porcentaje de los soportes puestos a la venta inicialmente estaban preparados para poner el reloj en vertical, que es como se leía la pantalla, y pierden todo su sentido al tratar de ponerlo en horizontal.

El cargador del reloj adaptado al soporte Spigen

Explicado todo esto, os cuento que este soporte de Spigen está hecho de un plástico duro pero muy ligero. El soporte sólo gana algo de peso cuando le adaptamos el cargador, y sobre todo cuando dejamos el reloj sobre él, momento en el cual el reloj queda perfectamente sujeto y descansando sobre la base del soporte. Se incluye una lámina adicional adhesiva que eleva la situación del soporte para que los modelos de 38mm también queden bien adaptados; la podéis ver en la siguiente foto.

El soporte al lado de la banda para adaptar el modelo de 38mm

En los comentarios de Amazon, se suele poner como inconveniente del soporte que, dado su escaso peso, lleva en la base un adhesivo para dejarlo pegado a la mesa. Lo que no dicen esos comentarios es que el adhesivo es de microsucción de la empresa Nanotac, de manera que si queremos cambiarlo de ubicación sólo tendremos que tirar con fuerza, lavar el adhesivo con agua e instalarlo en su nuevo destino. Yo de momento no lo he pegado, porque me interesa mucho ver cómo de cómodo es tenerlo suelto por la mesilla de noche, y porque me interesa mucho eso de que cuando lo mueves se ilumina la pantalla. Me ayuda a situarme en el espacio y el tiempo cuando alguno de los niños pía a media noche.

El Apple Watch Night Stand de Spigen tiene un precio de 18,99€ en Amazon, con envío gratis para usuarios premium.

Problema con GarageBand en OS X El Capitán

Captura de pantalla 2015-09-17 a las 18.27.00

Si eres usuario de GarageBand y has estado guardando tus archivos en iCloud, sabrás que lo hace de una manera curiosa. Están efectivamente en iCloud Drive pero no puedes verlos a través del Finder, sino exclusivamente a través de los diálogos de archivo de la aplicación. Este sinuoso equilibrio entre la razón y la abstracción ha estallado en mil pedazos con OS X El Capitán, ya que ahora ni siquiera GarageBand es capaz de ver sus propios archivos, por lo que, literalmente ya no tienes acceso a ellos.

Evidentemente, estamos ante una situación temporal. Yo estoy usando OS X El Capitán GM1 (15A282a) que podría ser (o no) la que salga oficialmente el día 30 de septiembre. Ya he podido comprobar que lo que Apple distribuyó como GM de iOS 9 no es exactamente lo que lanzó ayer para todo el mundo. Asimismo estoy usando GarageBand 10.1.0 y nadie dice que el día 30 no salga una actualización que solucione este problema de compatibilidad y otros.

La sangre no ha llegado al río porque el MacBook Pro no lo tengo actualizado a El Capitán, por lo que he podido sacar de allí el archivo que me interesaba y ya estoy trabajando en la edición del episodio 50 de Promopodcast.

Pero esta tarde para mí se queda 😉


  1. Golden Master 

La vista partida en OS X El Capitán

Una de las novedades más interesantes de OS X El Capitán es la vista partida, novedad que comparte con iOS 9 en sus versiones para iPad Air 2, iPad Mini 4 y iPad Pro. La activación de esta vista partida en OS X es algo menos intuitiva que en iOS 9 y requiere de ciertas instrucciones previas.

Actualmente existen para OS X varias aplicaciones que nos permiten manejar, mover y redimensionar a nuestro antojo las ventanas de aplicaciones. Mi favorita sin duda es Swiss Arrows y no creo que deba temer por su trono en mis preferencias ya que esta vista partida de OS X, siendo no obstante un recurso valioso y a tener en cuenta, no cubre la miríada de opciones que la aplicación nos ofrece.

La vista partida es una característica de aplicaciones a pantalla completa, esto es, no se trata de dos ventanas juntas, sino de dos aplicaciones compartiendo una pantalla completa. Por este motivo, para acceder a esta opción es fundamental que las apps que queremos implicar acepten el modo de pantalla completa y, lo creáis o no, no todas lo hacen. Por ejemplo, la app oficial de Twitter es una de las que no admite este modo.

Existen dos formas de acceder a esta vista partida.

Con el botón de maximizar

Partiendo de un escritorio donde tenemos varias ventanas, elegimos una de las que queremos maximizar en vista partida y mantenemos pulsado con click izquierdo el botón verde de maximizar. A continuación una mitad de la pantalla aparecerá sombreada indicando que ahí es donde va esa app, pero sin soltar el click, podemos mover la app hacia el otro lado para que ocupe ese otro sitio. A continuación, en la mitad que ha quedado libre podremos ver en pequeño el resto de ventanas que estaban en ese escritorio, quedando indicadas también qué ventanas no son compatibles con la vista partida. Sólo nos resta hacer click en una de ellas y ésa será la que compartirá la vista con la primera app que seleccionamos.

Partiendo de una app a pantalla completa

Si tenemos ya una app en pantalla completa, podemos hacerle compartir ese espacio con otra app de manera directa, sin tener que reducirla primero. Para ello vamos a Mission Control donde veremos todas las ventanas abiertas en el actual escritorio y arriba veremos todos los escritorios abiertos, pero sólo por nombre. Subiendo el ratón haremos que se despliegue una previsualización de dichos escritorios. En ese momento ubicamos la app que previamente estaba a pantalla completa y sobre ella deslizamos la ventana de la que será su nueva compañera de vista.

Salir de la vista compartida

Dado que la vista compartida es una característica de la vista a pantalla completa, para salir de esta opción debemos forzar la aparición de la barra de menú y hacer click en el botón verde de una de las ventanas. Esa ventana volverá a su escritorio y estado inicial pero ¡ojo! que la otra ventana se quedará a pantalla completa, y deberemos hacer con ella lo mismo (click en el botón verde) si deseamos revertirla a su estado primigenio.

Un cambio importante en Safari para OS X El Capitán

Safari para OS X El Capitán viene con una buena batería de cambios, pero existe uno que afecta a los accesos directos por teclado y que, evidentemente, no ha recibido la publicidad que otros cambios más espectaculares como el silenciado de pestañas, AirPlay o las pestañas fijas. Quizá muchos no lo uséis u os parezca directamente una tontería, pero en Safari, usando la combinación de teclas cmd+número, accedes directamente al favorito guardado en esa posición en la barra de favoritos. Esta numeración excluye las carpetas y las pestañas guardadas y si añades un número a cada favorito “de verdad”, el acceso vía teclado se convierte en algo aún más sencillo.

favoritosnumerados

En OS X El Capitán este acceso directo no ha desaparecido pero sí ha cambiado a alt+cmd+número. El motivo es que el anterior acceso cmd+número se otorga ahora a cambiar de pestaña, numeradas de izquierda a derecha e incluyendo en esa numeración las pestañas fijas. Sin duda Apple quiere hacer con estas pestañas una fuerte apuesta en cuanto a la usabilidad de Safari y por ello no ha dudado en concederles este acceso premium.

Como veis no es un cambio muy relevante, pero si eras usuario de este acceso y no sabes esto, puedes llegar a pensar que han roto algo con la actualización.

Our shiny new iOS app!

Nueva app para iOS de Plex y después de leer cómo la presentan en su blog realmente dan ganas de probarla de nuevo… pero no lo haré. Mi anterior prueba con Plex fue precisamente también en pleno verano, un momento en que lo que sea que tengas montado ¡tiene que funcionar! No fue justo para Plex entonces probarlo en aquel momento y no repetiré mi error ahora. Quizá en septiembre…