Historias de iPhones: un iPhone roto en Texas (I)

La fiebre del iPhone se extiende entre mis amigos más cercanos… aunque estén en otro continente. Juan Guerrero es uno de mis mejores amigos; tras su doctorado ha iniciado una estancia de dos años en una universidad de Texas. Sus planos inmediatos al llegar pasaban por hacerse con un iPhone 3G y un MacBook. Cumplió con el primero de sus objetivos, pero la desdicha salió a su paso. Veamos el e-mail que nos dirigió a otro amigo iphonero y a mí:

Hola chavales

QUE DESGRACIA!!

Esta mañana iba corriendo a coger el autobus (os recuerdo que me han robado la bici) y al sacar el iPhone del bolsillo para ver cuántos minutos me quedaban se me ha enganchado con la tela del bolsillo y se me ha caido al suelo, dando el golpe en la esquina superior derecha, por la parte delantera, y se ve que al engancharse la funda de silicona se ha movido, con lo que no ha parado el golpe. Conclusion: la parte superior derecha del cristal se me ha roto.

No parece que sea nada grave, porque parece que funciona, al fin y al cabo, se ha partido por encima del auricular un poco, pero digo «parece que funciona» porque del cabreo que he pillado lo he guardado esta mañana en el cajón para no verlo en todo el dia y no estar acordándome de mi mala suerte. El caso es ¿sabéis si hay alguna manera de repararlo? Me he metido en una página de soporte técnico de Apple, pero, a parte de recordarme lo estúpido que fui al no esperarme dos semanas y poder tener el nuevo iPhone 3GS, ofrecen soluciones de do-it-yourself para todo tipo de aparatos de Apple, salvo para el iPhone, y eso que es el producto estrella. El caso es que no he encontrado donde digan algo como «Envíanos lo que se te ha roto y te lo arreglamos, aunque ya sabes que te va a costar una pasta». Lo que he visto por Internet es gente que, además de ser un problema bastante común entre usuarios de iPhone, tras gastarse 100 euros en un nuevo cristal, te enseñan a cambiarlo, pero por lo que he visto hay que ser ingeniero superior en mecanica de sistemas para hacerlo y que quede bien.

¿Alguna sugerencia? ¿Alguna dirección de Apple donde enviarlo que no he encontrado en la web (la americana y la española son iguales prácticamente)? ¿El teléfono personal de Steve Jobs en Cupertino?

Mi consejo para Juan fue claro, una frase que ojalá pudiera decir más a menudo a los que me consultan cosas aquí en España: visit your local Apple Store. Allí llevará Juan su iPhone para buscar una reparación y me tendrá al tanto de cómo le va la cosa, y yo a vosotros. Y espero que lo haga, porque ya han pasado 8 días y el tipo no me ha dicho nada. Juan ¿estás ahí? ¿me lees? ¿cómo va el asunto?

9 ideas sobre “Historias de iPhones: un iPhone roto en Texas (I)”

Los comentarios están cerrados.