Rode VideoMic Me-L: el micrófono Lightning que estábamos esperando

Aunque el iPhone es un teléfono muy extendido y con unas estupendas características para la producción de contenido audiovisual, sorprende la escasa variedad de micrófonos Lightning que existen en el mercado. Afortunadamente Rode se ha decidido a llenar ese espacio con la versión Lightning de su ya muy popular VideoMic Me.

Sorprende la calidad de construcción del micrófono, alejado de plásticos vistosos pero débiles. Simplemente el peso en la mano del dispositivo nos indica que estamos ante un producto de una alta calidad de fabricación. Aunque este nuevo VideoMic Me-L lleva la conexión Lightning, no ha renunciado a una toma minijack para monitorizar la grabación, algo de lo que adolecen algunos productos de la competencia y que para mí y otros muchos productores los descarta por completo. Se hecha de menos, eso sí, un piloto, un led, algún tipo de indicador visual que muestre que el micrófono está conectado correctamente y funcionando.

Los accesorios que incluye (el clip de ajuste y el Windshield) son de gran utilidad. En concreto, el Windshield nos permite conseguir un sonido mucho más limpio incluso en interior, donde no existe presencia de viento o ruidos adicionales. Sorprende que este accesorio se incluya con el micrófono, porque sin duda hubiera conseguido muy buenas ventas en caso de venderse por separado.

Rode VideoMic Me-L

La ganancia por defecto del Rode VideoMic Me-L es ideal para el cometido para el que ha sido diseñado: grabar vídeo con un iPhone a una distancia mínima de un brazo a la fuente de sonido. Es ideal por tanto para grabarnos en vídeo usando la cámara frontal y recoge un sonido ambiente suficiente para contextualizar pero que en ningún caso cubre la fuente de sonido principal, aunque obviamente esto depende mucho de las circunstancias de uso.

En mi caso, he comprado el Rode VideoMic Me-L para podcasting, usándolo pegado a mi boca. Para ello debo usar una app de audio que me permita controlar la ganancia del micrófono y situarla al mínimo. Aun así, la proximidad a la boca hace que el micrófono recoja todas las vocales explosivas, dado que no fue diseñado para eso. Una vez más el Windshield acude al rescate mostrando que incluso en las distancias cortas se comporta de manera espectacular.

He comparado la calidad de sonido del Rode VideoMic Me-L con el Zoom iq6 (79 € en Amazon) y a mí personalmente me gusta más la que ofrece el primero, aunque entiendo que esto puede ir en gustos o incluso puede depender del uso que se le quiera dar. Su competidor más directo, por diseño, podría ser el Shure MV88 (99 € en Amazon) que tiene muchas virtudes, pero como ya he dicho la ausencia de conector minijack para monitorización para mí lo descarta por completo.

Si la caja del producto sólo incorporara el micrófono, la relación calidad-precio quedaría de sobra salvada. Incluyendo el clip y sobre todo el Windshield, hace que se convierta en un producto totalmente ganador que entiendo vamos a ver omnipresente en muchos productores a partir de ahora.

En el momento de escribir este artículo puedes comprar el Rode VideoMic Me-L en Amazon por 75 € en preventa (estuvo a 95 €), ya que no está disponible hasta el 15 de agosto. Sí lo tienen disponible ya en Thomann por 79 € más 15 € de gastos de envío y la posibilidad de ahorrarte el IVA si estás dado de alta como operador intracomunitario; así lo hice yo y me costó en total 80,28 € y lo recibí en 5 días naturales. Aquí tenéis también un par de vídeos con algunas pruebas que he hecho.

Dejar un comentario