“Novedades” de Aperture

iCloud Photo Library

No contentos con haber sido alcanzados por la mortal flecha del destino, los usuarios de Aperture sentimos ayer como alguien cogía nuestro corazón, nos lo sacaba del pecho, lo estrujaba y lo volvía a meter dentro.
Y es que recibimos un email de Apple con el mismo título que este artículo (pero sin las comillas), creando en nosotros durante unos interminables segundos la esperanza de que no todo estaba perdido así como, al igual que Ross Geller, un renovado respeto por la vida.
La ilusión duró poco, ya que el email de Apple venía a recordarnos, con innecesaria y dolorosa claridad, que con la salida de Photos en Yosemite 10.10.3 la aplicación de Aperture desaparecerá de la Mac App Store y que podremos a voluntad migrar nuestras fotos a la nueva aplicación. Se permiten incluso el lujo de ser irónicos respecto a Aperture:

Y no te preocupes, porque no desaparecerá del ordenador.

Aunque lo peor, sin duda, es la despedida.

Muchas gracias por usar Aperture. Estamos seguros de que te encantará Fotos para OS X.

Para mis necesidades personales, la aplicación de Photos me basta y me sobra, aunque echaré de menos muchas cosas de Aperture, pero debo reconocer que la crueldad de este email para con los usuarios más profesionales me parece del todo innecesaria.

OS X Photos beta: importación y gestión de librería

iCloud Photo Library

Al final me he lanzado al ruedo y he instalado la developer preview de OS X Yosemite 10.10.3. con el único afán de probar la beta de la app Photos, que está a fecha de hoy en su versión 1.0 (203.38.0). Voy a escribir diversos artículos al respecto y podéis preguntarme dudas y pedirme que pruebe cosas tanto en los comentarios del blog como vía twitter a @emilcar.

Selección inicial de librería

Cuando ejecutas Photos por primera vez la aplicación te muestra una ventana con todas las bibliotecas “importables” que encuentra en el equipo, esto es, bibliotecas de iPhoto y de Aperture; puedes elegir una para importarla y comenzar a trabajar o puedes empezar con una librería en blanco. OJO porque si eres un usuario de Aperture con varias librerías, una vez pasado este paso ya no podrás importar nuevas librerías al programa, sólo fotos sueltas, así que mejor que las fusiones en una sola antes de proceder a la importación.

A continuación toca ver qué demonios ha pasado con nuestras fotos. La primera pestaña, Fotos, es un timeline de nuestras fotos que se auto ordena en años, colecciones (periodos entre 15 días y un mes) y momentos (generalmente fotos tomadas en un solo día). Esta ordenación proviene exclusivamente de los metadatos de las fotos, y no tiene nada que ver con la ordenación previa que nosotros tuvieramos en iPhoto o Aperture.

En la pestaña Álbumes es donde está la madre del cordero. Al igual que en iOS, la aplicación nos muestra unos cuantos álbumes predeterminados, como son Todas las fotos, Caras, Favoritos, Panorámicas, Vídeos, Ráfagas, Time lapse y Slo-Mo. Debajo de estos álbumes tenemos ya los nuestros, y aquí es donde la app ha importado la estructura que tuviéramos en nuestra biblioteca anterior. Yo he usado como prueba una biblioteca de Aperture, pero entiendo que la cosa será similar si partimos de una biblioteca de iPhoto.

Nos vamos a encontrar aquí con una carpeta que se llama Eventos de iPhoto (aunque en mi caso son de Aperture). Dentro de esa carpeta tenemos a su vez un álbum por cada proyecto que tuviéramos en nuestra biblioteca anterior. Dado que en Aperture el proyecto es el contenedor máximo de donde cuelgas las demás cosas, si en un proyecto teníamos dentro un álbum, éste también se crea en la importación, metiéndolo todo entonces dentro de una carpeta.

Proyectos originales en Aperture
Proyectos originales en Aperture
Proyectos importados en Photos
Proyectos importados en Photos

EJEMPLO: tenemos en Aperture un proyecto llamado Viaje a Lourdes que dentro contiene un álbum llamado Lourdes con nuestra selección de fotos de dicho proyecto. Al pasar a Photos esto resulta en una carpeta ubicada en la sección de álbumes llamada Viaje a Lourdes, dentro de esa carpeta tenemos dos álbumes, uno llamado Viaje a Lourdes que contiene TODAS las fotos de lo que fuera nuestro proyecto y otro llamado Lourdes que contiene nuestras fotos seleccionadas. Si dentro de un proyecto teníamos un álbum inteligente este también se importa sin problemas a Photos porque todos los parámetros que existían antes y que ahora perdemos (colores, banderas, puntuación de estrellas) se transforma en keywords y son seleccionables por los parámetros de los álbumes inteligentes.

Los álbumes genéricos que teníamos fuera de la organización de proyectos y los extras como pases de fotos, libros, calendarios y tarjetas también son importados a Photos. Tened en cuenta que los álbumes en Photos tienen la misma consideración que en iPhoto o Aperture, esto es, funcionan como listas de reproducción; una foto puede estar en infinitos álbumes sin que eso signifique que la tenemos duplicada.

Keywords

Como ya he comentado antes, en contra de lo que se dijo inicialmente, la aplicación cuenta con keywords (permitidme por una vez el anglicismo) cosa que nos permite una mejor organización sobre todo de cara a búsquedas. Photos importa las keywords que tuviéramos en iPhoto y Aperture, aunque a fecha de hoy no puedo decir cómo importa las keywords jerarquizadas de Aperture. Lo interesante es que las cosas que “perdemos”, como las etiquetas de colores, los flags y la puntuación por estrellas, se transforma aquí en keywords, permitiendo que nuestros álbumes inteligentes basados en estos parámetros sobrevivan a la importación.

Sé que me he podido dejar algunos aspectos relacionados con el título de este artículo, pero aquí tenéis los comentarios para preguntar por cualquier cosa al respecto que me haya dejado.

Viene Photos para OS X y no decepciona a los usuarios pro

iCloud Photo Library

Contra todo pronóstico tras el jarro de agua fría que supuso la post conferencia de resultados de Apple de hace unos días, ayer la empresa de Cupertino mandó la primera beta de OS 10.10.3 a los desarrolladores, una versión que podría llegar al gran público a finales de marzo y que para sorpresa de todo el mundo contenía por fin la aplicación Photos, que viene a sustituir a iPhoto como propuesta de Apple para manejar nuestras fotografías. Dado que Aperture también desaparece, muchos quisiéramos ver en Photos también un heredero de Aperture, pero esto no es así: iPhoto es sustituido por Photos y Aperture desaparece sin más. Y por si nos quedara alguna duda, Apple ha creado una sección en su web para explicarnos las características de este nuevo software.

Photos OS X barra

De manera análoga a Photos para iOS, la versión de OS X nos presenta cuatro pestañas que son Fotos, Compartido, Álbumes y Proyectos, pero no entendiendo Proyectos como en Aperture (conjunto de fotos de una misma sesión o trabajo del cual luego pueden salir distintos álbumes) sino que se refiere a libros, calendarios, pases de diapositivas etc. unos extras que han estado en iPhoto desde hace siglos y que dábamos por perdidos. Es en la pestaña Fotos donde vamos a poder ver el timeline de nuestras instantáneas, y al igual que podemos hacer ya en iOS, reagruparlas por momentos y años. En la pestaña Álbumes vemos algunos especiales como Panoramas, Vídeos etc y también Caras, una opción que no se perderá.

Aunque no es necesario para usar la aplicación, Photos viene íntimamente relacionada con iCloud Photo Library, una opción que si la activamos hace que desaparezca por completo el concepto de foto en local vs. foto subida. Nuestra biblioteca, tal y como la veamos en nuestro Mac, será la misma que estará en la nube y la misma que estará en nuestros dispositivos iOS; si borramos o modificamos una foto, automáticamente quedará cambiada en todas esas ubicaciones. No hay que elegir qué quiero subir ni cómo lo quiero subir, todo lo que haga en mi Mac tiene automáticamente su reflejo en la nube. El gran sueño de copia íntegra de nuestra librería en la nube, aquello con lo que sólo Everpix se atrevió a soñar, ya está aquí

La aplicación dispone de las mismas herramientas de edición rápida que la versión iOS (enderezar, recortar, mejorar, ojos rojos…) y tan bien presenta una ajustes con un montón de parámetros para retocar a mano: Luz, Color, B&W, Niveles, Balance de blancos, Definición y Viñeteado. Son sólo 7, comparados con los 23 que traía Aperture, pero suponen sin embargo un paso adelante muy importante con respecto a iPhoto. Asimismo la aplicación dispone de una serie de filtros predefinidos, iguales a los que podemos encontrar en iOS; no sería de extrañar que más adelante se abrieran esos filtros a terceros, de idéntica manera a como ahora funcionan los presets en Aperture, creando un interesante mercado para desarrolladores e infinitas posibilidades para los usuarios. El dinero que he gastado en presets de Aperture está entre los mejores euros gastados en mi vida y espero que dejen crecer un mercado similar.

Si hemos activado iCloud Photo Library, Photos entiende que no es necesario que todas las fotos a todo su tamaño estén en nuestro Mac, y nos permite activar una opción análoga a la que hay en iOS para optimizar el espacio que dichas fotos ocupan en nuestro equipo. Para esto evidentemente tenemos que elegir la opción de que las fotos importadas a Photos se añadan a su biblioteca, pero también podemos usar la aplicación como un mero visor y manipulador de nuestras fotos, dejándolas en su ubicación original por carpetas que ya tuviéramos.

Respecto a lo que había en Aperture, la pérdida de características pro son abundantes; no vamos a tener flags, ni estrellas para puntuar, ni keywords. Perdemos también las brochas de efectos, los stacks y el “stamp” de ajustes de una foto en otras. Como es lógico siendo una aplicación pensada para iCloud Photo Library, Photos tampoco maneja varias librerías ya que eso no es compatible con mantener una colección de fotos íntegramente replicada en la nube. Es cierto que tampoco se pueden configurar editores externos de fotos, pero sin duda es una limitación temporal que desaparecerá en futuras versiones, habida cuenta de que incluso la versión de iOS permite tal cosa a través de las extensiones. En la vista de Momentos las fotos indican dónde han sido tomadas pero no tendremos un mapa donde geolocalizar a mano las fotos tomadas con una cámara convencional o aquellas del iPhone que por algún motivo no se geolocalizaron al ser tomadas (HoudahGeo, ven a mí de nuevo).

Pero los usuarios pro no pueden estar decepcionados; desde el mismo momento que se anunció la desaparición de iPhoto y Aperture y pudimos ver las primeras capturas de Photos, muy similares a la versión de iOS, era evidente que la nueva aplicación venía simplemente a sustituir a iPhoto e iba a dejar de lado las exigencias más profesionales y que éstos debían tornar su mirada a Lightroom o cualquier otra aplicación similar. La aplicación ha dado un paso adelante con respecto a iPhoto que permite que usuarios como yo, que tenemos una reflex pero no terminamos de saber bien lo que hacemos, podamos jugar más o menos con los mismos parámetros que realmente usábamos en Aperture. Pero no es sólo por herramientas de edición que el usuario pro queda fuera; la organización de las fotos es casi lo fundamental en este aspecto y ahí Photos se pliega completamente a las escasa exigencias de un usuario doméstico que hace fotos familiares y poco más. Definitivamente no es una aplicación para que un fotógrafo profesional le confíe su stock de fotos.

Pero esto ya lo sabíamos, porque no somos nuevos en este circo, y por eso los usuarios pro no pueden estar AHORA decepcionados. Aunque alguno dirá que la esperanza es lo último que se pierde.

Las sombras de Apple esta semana

Apple lleva muchas cosas en su ADN y una de ellas es cierta desaceleración que ocurre de cuando en cuando y que nos saca de quicio a los más adictos a la marca. Acabamos de ver la presentación de unos resultados casi imposibles que ni los más optimistas podrían haber aventurado, y todo ello con un único golpe otoñal cuya onda expansiva permite a la Apple de los últimos años vivir con holgura todo el ejercicio fiscal. Se han comido el mercado chino como el que se come un donut leyendo el periódico, y con el precio medio de iPhone vendido más alto desde 2007. Bravo.

Por tanto no voy a contar aquí tonterías de que Apple no va bien, que si les va a pasar esto o lo otro… Es indudable que iOS 8 y Yosemite no están a la altura y que el ecosistema ha dejado de ser lo fiable y perfecto que era antes, pero mientras el mercado les siga tirando los dólares a puñados encima, cualquier queja al respecto será clamar en el desierto.

Pero no siendo yo quejica por naturaleza, sí quiero quejarme de dos cosas que nos deja la presentación de resultados. La primera es que, sin necesidad ninguna, nos quieran colar la tontería de que abril es early 2015, en lo que respecta a la fecha de presentación del ?Watch; para Apple toda la vida de Dios early ha sido hasta marzo ¿qué necesidad hay de este absurdo para no reconocer que vas un poco tarde? ¿A quién le importa lo tarde que vayas cuando eres el último en salir y te vas a comer seguramente todo el mercado?

Lo segundo, y más doloroso para mi, es que cualquier mención a Photos para OS X haya desaparecido de la web y el proyecto parezca post puesto indefinidamente. Con iPhoto y Aperture discontinuados, Apple se desentiende oficialmente de las fotos de nuestro Mac. Jamás creí que vería este día.

Así que voy a bajar de nivel mi cuenta de iCloud y a subir la de Picturelife.

Ahora mismo los que ha guardado todos estos años sus fotos en carpetas ya no me parecen tan errados.

La tensa espera

iCloud Photo Library

Raw support update

Enero de 2015 está cada vez más cerca y con él vendrá (supuestamente) el lanzamiento de la app Photos para OS X y por tanto la obsolescencia de iPhoto y Aperture, que supuestamente no recibirán más actualizaciones aunque seguirían funcionando para todo aquel que las quiera seguir usando.

A la falta de información sobre Photos tenemos que añadir movimientos desquiciantes, como esta actualización de hoy de compatibilidad RAW para dos aplicaciones que en pocas semanas serán discontinuadas. Sé que es una idiotez por mi parte, porque Aperture, por ejemplo, va a seguir funcionando y seguramente miles de profesionales seguirán usándola. Pero mi ansiedad por conocer el destino final de mis fotos puede más que cualquier pensamiento racional.

Cómo subir tus fotos a iCloud Photo Library (aunque no debas hacerlo)

iCloud Photo Library

Una de las penas que arrastra mi mujer en esta era digital es no poder llevar en su iPhone de 16GB todos los vídeos y fotos que ha tomado desde todos los iPhones que ha tenido, desde su iPhone 3G original, pasando por mi/su 3GS hasta su actual 4S. Cada mes descargo las fotos de su teléfono y ella se encarga luego de ir borrándolas para mantener espacio libre. Ahora, con iCloud Photo Library será el propio sistema el que se encargue de esto, subiendo todas sus fotos a la nube y manteniendo en el dispositivo previsualizaciones de menor tamaño o lo que sea, para adaptarse al espacio existente.

Así las cosas, me dispuse a eliminar mi tarea periódica de Descargar fotos iPhone Rocío y pensé “¿y si le devuelvo a su iPhone todas sus fotos y que iCloud Photo Library se ocupe de gestionar el espacio?”.

Continue reading “Cómo subir tus fotos a iCloud Photo Library (aunque no debas hacerlo)”

Mis 10 propósitos para 2013: así me fue

El año pasado por estas fechas publiqué un artículo con mis 10 propósitos para 2013. Vamos a hacer balance de mis logros.

  1.  Reducir presencia online: conseguido, me he borrado de muchos sitios que no usaba pero curiosamente he vuelto a darme de alta en Instagram, que fue lo primero que abandoné.
  2. Dejar de acumular: FAIL
  3. Tener un hijo varón: ¡conseguido! 😉
  4. Correr: FAIL pero sin embargo sí he conseguido moverme mucho más, dejar de ser tan sedentario, y eso ha sido pieza fundamental en mi pérdida de peso.
  5. Grabar con más asiduidad: conseguido con Emilcar Podcast (1 al mes) y casi conseguido con Still Lost.
  6. La batería de mi iPhone: lo solucioné con iOS 6.1 en su momento.
  7. Subir más fotos: FAIL, 500px no me ha convencido y a Flickr tampoco he aportado cosas interesantes más que por nada porque no he conseguido encontrar tiempo para procesar fotos interesantes (y he hecho muchas este año).
  8. Transición a paperless: conseguido, voy al día con las cosas nuevas aunque tengo todavía papeles más antiguos que digitalizar.
  9. Depurar partituras: SEMIFAIL, he separado los libros grandes (parte en casa parte en el archivo del coro) pero la verdadera batalla contra los miles de fotocopias todavía está por librar.
  10. Depurar iTunes Match: FAIL, ni me he puesto.

Bueno, no ha estado mal ¿no? Creo que me quedó equilibrado. Algunas de estas cosas las voy a arrastrar a 2014 pero otras paso. Mañana mis propósitos para el año que entra.

Mis 10 propósitos para 2013

Foto sonriente delante de la Apple Store Soho en Octubre de 2008

Como todos los seres humanos, de cara al nuevo año me planteo una serie de retos y cambios en mi vida, que este año no me resisto a compartir con vosotros.

  1. Voy a reducir mi presencia online: no se trata de dejar de escribir en Twitter ni dejar de grabar podcasts, sino de darme de baja en muchos de los cientos de servicios donde estoy suscrito y que realmente no uso o uso muy poco. Aprovechando el momento, creo que voy a empezar por Instagram.
  2. Voy a tratar de dejar de “acumular”: miles de MB de datos insustanciales llenan mis discos duros. Voy a empezar por limpiar de iMovie todo el material original ya editado y publicado que sigo guardando por ningún motivo concreto y continuaré por limpiar de Aperture esas fotos descartadas que por algún motivo nunca borré.
  3. Voy a tener un hijo varón: esto es extremadamente fácil dado que mi mujer está embarazada de 6 meses y medio. Se llamará Emilio y será el cuarto Emilio Cano consecutivo desde mi abuelo, el Emilcar original 🙂
  4. Voy a correr: esta vez de verdad. Hice un tímido intento a principios de curso que no fructificó, pero necesito estar más en forma. Noto cómo trajinar con una niña de 2 años me pesa físicamente y no quiero pensar cómo será añadiendo otro hijo más a la ecuación.
  5. Voy a grabar con más asiduidad Emilcar Podcast y Still Lost: el buen propósito de cada año que nunca se cumple, pero de obligada cita.
  6. Voy a resolver el tema de la batería de mi iPhone: aunque ha mejorado, dista de tener la duración estándar de la mayoría de unidades, pero la pereza de ir a cambiarlo es suprema. Esperaré a iOS 6.1 y si no, para la Genius Bar.
  7. Voy a subir más fotos a Flickr y 500px: no me refiero a fotos familiares y de eventos personales, sino fotos de las que suelo hacer tratando de aprender este noble arte, para tratar de llamar la atención de los que más saben y recibir sus críticas y consejos. El otro día subí algunas a 500px y una de ellas fue muy bien recibida.
  8. Voy a intensificar mi transición al Papperless: aunque mi escáner ya hecha humo y Hazel trabaja sin descanso día y noche en mi sistema, voy a ver si avanzo algunos pasos más, comenzando YA con un escaneo masivo de documentos personales para poder destruirlos y evitar incluirlos en la mudanza.
  9. Voy a depurar mi archivo de partituras: un problema que seguramente os resulte ajeno a la mayoría, pero de vital importancia de cara a la citada mudanza. Aquí tenéis una foto.
  10. Voy a depurar mi cuenta de iTunes Match: sigo teniendo muchas canciones que en vez de figurar como “Enlazado” aparecen como “Cargado”. Tengo que ver dónde está la diferencia respecto de la misma canción que vende Apple en la iTunes Store y cambiar un título allí o recortar un segundo acá.

Pues eso es todo. Os deseo un feliz año 2013 y mucha suerte con vuestros propósitos de cara al año que entra. Un abrazo desde Murcia.

Experimento 128: Aperture

Este artículo versa sobre lo que sin duda ha sido la joya de la corona de mi experimento: la deslocalización de la librería de Aperture.

Mi librería de Aperture pesaba ni más ni menos que 100 GB. La copié a un disco externo USB y procedí a aplicar las recetas habituales para adelgazarla, esto es, borrado de miniaturas, borrado de previews y eliminación de algunos duplicados (buscados a mano) y de basura traída por Photostream. ¿Qué conseguí? Adelgazar hasta 56 GB, algo todavía insuficiente para el espacio real disponible en el disco SSD de mi MacBook Pro.

Entonces empecé a leer sobre librerías referenciadas y a prestar atención a algunas opciones de Aperture por las que hasta la fecha ni me había preocupado. Básicamente, Aperture permite ubicar los originales de las fotos en una ubicación distinta a la librería. La opción se llama Relocate originals for project… y como podéis deducir se hace por proyectos; Aperture nos pregunta por una ubicación y sobre los nombres a dar tanto a la carpeta como a los archivos originales. Las fotos muestran entonces una indicación que indica que están referenciadas, que no están en el archivo de la librería.

Con paciencia franciscana, fui relocalizando todos los proyectos, dejando en la librería de Aperture los proyectos en curso (que son unos cuantos) y todos los de 2012. ¿Tamaño actual de mi librería? 12,49 GB, perfecta para mi MacBook Pro. Asimismo, en mi NAS tengo una carpeta llamada Aperture Originals que ocupa 17 GB.

Cuando no estoy conectado al NAS, Aperture no me da ninguna indicación de error. Incluso puedo seguir trabajando con las fotografías referenciadas en lo que a metadatos se refiere y, dado que las previews están en la librería de Aperture, todavía están disponibles para otras aplicaciones y para usarlas en pases de diapositivas y similares.

Debo aclarar que dado que borré todas las previews, ahora mismo todavía están en proceso de regeneración, por lo que la cifra de 12,49 GB de mi actual librería de Aperture es más falsa que el beso de Judas 😉 No obstante, aunque finalizado el proceso mi librería se vaya a 20 o 25 GB, habré ganado muchísimo. A partir de ahora, cuando termine un proyecto, sacaré los originales al NAS y tan ricamente.

Estoy tan contento de haber descubierto esto, que estoy 100% convencido de que incluso si al final compro un nuevo iMac seguiré usando este mismo sistema, porque una librería que pesa tan poco es una librería más fácil de manejar y más exenta del típico problema de las librerías: la corrupción de datos.

Una propina. Desde las últimas versiones de iPhoto y Aperture, ambos programas pueden leer mutuamente sus librerías. iPhoto por sí mismo no es capaz de hacer todo esto, es decir, no permite sacar los originales fuera. Sin embargo ahora, cuando abre una librería de Aperture, sí es capaz de gestionar los archivos referenciados.

Más cosas. Podemos seguir manteniendo ultradelgada nuestra librería de Aperture impidiendo la generación automática de previews.

El proceso sería sencillo, primero borramos todas las previews existentes y a continuación desmarcamos la casilla que veis en la captura superior. La “pega” de esto es que perdemos automatización, es decir, tenemos que acordarnos de generar manualmente las previews de los proyectos que nos interesen porque si no, dichas fotos no podrán ser sincronizadas con nuestros dispositivos iOS ni estarán tampoco disponibles para el resto de aplicaciones del Mac como iMovie, iWeb o cualquiera susceptible de usarlas. Limitar el tamaño y la calidad de las previews también ayuda a mantener una librería de Aperture ligera; si yo no le he hecho es para aprovechar al máximo la Retina Display de mi nuevo iPad, que es de facto mi álbum de fotos.

Esto de la deslocalización es un chollo y me siento como un switcher de primer año por no haberlo aprovechado desde el principio. Incluso se puede hacer desde el mismo momento de importación de las fotos, indicando a Aperture que no quieres añadir los originales a su librería sino que deseas que se guarden en tal ubicación.

Pero además, Aperture es plenamente consciente de esto y las referencias no se pierden. Si, por ejemplo, decidís que vais a partir vuestra librería en varias librerías, una por año, en la exportación irán incluidas las referencias a la ubicación de los originales, o incluso en ese proceso podréis decidir copiar de nuevo los originales dentro de las librerías resultantes.

Yo me pasé de iPhoto a Aperture por dos motivos: 1) tener más herramientas de retoque fotográfico para sacar más partido a los RAW de mi Canon 1000D 2) para aprovechar sus mayores capacidades de gestión de la librería. Si yo hasta ahora pensaba que apenas estaba aprovechando Aperture para lo primero, ahora además veo que estaba en mantillas respecto a lo segundo.

Ahora mismo puedo irme con mi MacBook Pro sabiendo que llevo las fotos en las que estoy trabajando y que las demás me esperan plácidamente en mi NAS cuando vuelva a casa, todo ello de manera natural y sin “traumas”. No tiene precio.