Un Mac en la oficina: epílogo

Pues sí, amigos, llegamos al final de esta aclamada serie de artículos, no sin antes solucionar los dos asuntos que teníamos pendientes: la mensajería interna y el escaner de mi empresa.

En mi empresa usamos como mensajería interna uno de los muchos programas que existen y que proporcionan una interfaz gráfica al comando NetSend de Windows. No es un mal sistema, ya que sale un pop-up tremendo que no se va hasta que no le das a aceptar. Sin embargo, los mensajes que cierras por error se pierden en la noche de los tiempos y por eso me he empeñado en implantar Yammer en mi empresa, una especie de Twitter para empresas del cual podéis leer más cosas aquí. Como dicha implantación me puede llevar años 🙁 me he centrado en asimilar lo que tenemos ahora y aunque he encontrado soluciones diversas, creo que aprovechando el uso de Parallels, voy a incorporar también el NetSend a la «zona Windows» de este proyecto, porque es lo más rápido y lo que menos quebraderos de cabeza me va a dar.

Respecto al escaneado de documentos la cosa ha sido más sencilla. Nuestra fotocopiadora tiene un programa que controla los escaneos y los «envía» a los destinatarios. El programa servidor del servicio permite configurar separadamente las preferencias de los usuarios; en mi caso lo he configurado para que, en vez de enviármelo al programa cliente de Windows que no va a encontrar en mi Mac, me lo guarde en una carpeta compartida que pondría en el escritorio del Mac. Y si ya te quieres poner fino, en este artículo de TUAW explican cómo configurar un script para que te salte un pop-up cuando un archivo nuevo sea depositado en una carpeta. Toma ya.

Aquellos que me siguen por twitter sabrán ya que no voy a poder aprovechar todo esto que he aprendido en esta serie de artículos, ya que por política de empresa, no voy a poder traer mi iMac a la oficina. No obstante espero que otros con más suerte puedan hacer uso de mis investigaciones y de los enlaces que he ofrecido y que poco a poco sean más los trabajadores que puedan ser un poco más felices en su trabajo por estar usando un Mac.

Todas mis investigaciones también me han ayudado a aprender más sobre las necesidades informáticas de mi puesto de trabajo y satisfacerlas mucho mejor, aunque sea en un PC 😉

8 ideas sobre “Un Mac en la oficina: epílogo”

Los comentarios están cerrados.