Fusion Drive vs. discos híbridos

A colación de mi espectacular metida de pata en el Emilcar Daily de ayer, en la que afirmaba rotundamente que el Fusion Drive de Apple es un solo disco físico, vamos a hacer una pequeña comparativa entre dicha tecnología y los discos híbridos.

Fusion Drive

Phil Schiller presentando Fusion Drive

Efectivamente un Fusion Drive consiste en dos discos duros, uno convencional y otro SSD, fusionados por software. El usuario, el Mac, las aplicaciones… todos ven este conjunto como un único disco, pero no se trata de un RAID convencional donde los datos se reparten por todo el espacio disponible, sino que esta tecnología escribe en la parte SSD los archivos que más se usan, bien sean el sistema, aplicaciones o documentos del usuario.

El Fusion Drive básico tiene un tamaño de 1TB de los cuales 128 GB son de SSD. Todos los datos nuevos se escriben primero en una porción del SSD (mínimo 4 GB) reservada a tal efecto. Dado que Fusion Drive trata los datos por bloques y no por archivos, podemos encontrar que un archivo está repartido entre ambos; el ejemplo clásico es un archivo de 1,1 GB de una película que hace tiempo que no vemos, la mayor parte del cual estaría en el HD y la carátula y la información del archivo estaría en el SSD.

Asimismo, si haces particiones en un Fusion Drive, éstas serán particiones no inteligentes de sólo almacenaje, ya que se realizan en la parte de HD exclusivamente.

Fusion Drive es una solución por software que sólo funciona en OS X.

Discos híbridos

Seagate Momentum mostrando los platos y los chips SSD

Los discos híbridos son un único dispositivo donde residente tanto «platos» convencionales como chips de memoria SSD, realizándose todo el control de ambas tecnologías mediante hardware. Aunque en los modelos tradicionales los datos se grababan directamente en la parte convencional del disco y luego se migraban a la parte SSD a modo de caché, Seagate acaba de presentar unos modelos que actúan justo de la manera contraria.

En el caso de los discos híbridos, es el firmware del disco el que determina dónde van a parar los datos en función de si tienen información de arranque, el tamaño de los bloques o cómo impactan en el rendimiento del sistema, así como en función de lo habitual que sea su uso.

Ignoro cómo funcionan los nuevos modelos, pero el disco híbrido clásico funcionaba con los platos parados, de manera que si era necesario acceder a la información en ellos contenida, el tiempo de acceso era bastante alto. En los discos híbridos la parte SSD suele estar entre 4GB y 8GB, dedicándose el firmware del disco a controlar el ágil traspaso de información a esa parte desde la parte HD en caso de que sea solicitada.

Los discos híbridos son una solución por hardware que funciona en cualquier sistema operativo.

Aclaración

Fusion Drive es una tecnología propietaria de Apple, mientras que existen diversas empresas definiendo su propio concepto de disco híbrido. No obstante, lo explicado aquí es aplicable por regla general a la mayoría de discos híbridos.

6 ideas sobre “Fusion Drive vs. discos híbridos”

Los comentarios están cerrados.