¿Fusion Drive o dos unidades?

Si mi artículo de ayer se hubiera llamado Seis cuestiones seis libros sin duda el último libro hubiera venido dedicado al tema del que quiero hablaros hoy, y es una duda a la hora de actualizar nuestros Mac. Incorporar una unidad de disco SSD está entre las primeras cosas que podemos hacerle a un Mac, si es que ya no la lleva. En este caso, voy a usar el ejemplo de un lector/oyente conocido como @txasti en Twitter, que ha sido el último en plantearme la duda que da título a este artículo.

Este usuario tiene un Mac mini de 2012 con un procesador i7 de 2,3 GHz de cuatro cores, 4 GB de RAM y un disco duro convencional de 1TB. Acaba de instalarle un disco duro SSD de 250 GB marca Samsung (obviaremos de momento la elección de la marca). Yo tengo un equipo parecido, con mayor procesador y un disco Fusion Drive de serie. Sin embargo, la experiencia personal que me sirve para dar este consejo es la que he pasado con mi MacBook Pro de 2009.

Vamos a pensar en una configuración con dos discos separados. El SSD como disco principal contendría el sistema, las aplicaciones y todos nuestros documentos, y en el disco secundario, el convencional, ubicaríamos las bibliotecas de iTunes, iPhoto y iMovie. Haciendo esto hemos sacado al disco “grande” las tres cosas que más pesan en cualquier Mac y también aquellas que no tenemos que controlar a mano. Una vez que le digamos a esas apps que sus bibliotecas están en el disco secundario, no tendremos ya nunca que andar pensando en mover fotos, vídeos o música de un disco a otro, ya que al añadir dichos contenidos a sus aplicaciones correspondientes, automáticamente se guardarán en sus bibliotecas. De esta manera optimizamos el rendimiento general de nuestro sistema a cambio de penalizar de alguna manera nuestra velocidad de trabajo editando fotos y vídeos, aunque nunca estaremos peor que en la situación de partida, en la que lo tenemos todo en un único disco convencional.

Sin embargo, puede que sistema, aplicaciones y resto de documentos no te quepan en los 250GB de tu nuevo disco SSD, por lo cual te recomiendo vivamente que procedas a la creación de un Fusion Drive “casero”. Y es que en el momento en que tengas que estar traslandado archivos y documentos en general al disco secundario, creo que vas a pasar más tiempo de mecánico que de usuario de tu Mac. En esta situación convendrá confiar en la magia de OS X y en su sabiduría para, dentro del Fusion Drive, ubicar cada archivo en la parte correspondiente. Es cierto que perderás rendimiento general pero ganarás sin duda en comodidad. Y además, en el caso de @txasti, siempre tiene la baza de aumentar al tope de los 16Gb la RAM de su Mac mini, e incrementar así exponencialmente la velocidad de su sistema.

Yo he pasado por todo esto. Instalé un disco SSD de 110GB en mi MacBook Pro y cuando comprobé que se me quedaba corto de espacio, procedí a desmontar la unidad de DVD y poner en su sitio un disco convencional que usar como almacenamiento manual. Sin embargo me di cuenta que de manera muy frecuente me quedaba sin espacio en el disco principal, y tenía que estar continuamente tomando decisiones sobre qué sacar al secundario y cómo tenerlo igualmente accesible para las aplicaciones del sistema (enlaces simbólicos, X Folder y cosas así). Un buen día decidí que dado que mi Mac mini es mi ordenador principal, el MacBook Pro estaba para solucionarme problemas concretos y no creármelos, hice Fusion Drive y desde entonces tan contento.

Es MUY CIERTO que echo mucho de menos el rendimiento del SSD solo, sobre todo a la hora de editar podcasts, una tarea que muchas veces me llevaba al portátil precisamente por ese motivo, pero creo que mi sistema ha ganado en robustez y en sencillez para mí a la hora de usarlo. Porque en definitiva, nos hemos pasado a Mac para simplificar nuestras vidas y no para complicárnoslas ¿verdad?

¡Ah! Y por supuesto, sobre crear una unidad Fusion Drive, hay un libro en español en iBooks

10 thoughts on “¿Fusion Drive o dos unidades?

  1. Buenas! Soy @txasti. Gracias por las indicaciones Emilcar, gracias a tus consejos me he decidido a confiar en la “sabiduría” de mac os para gestionar correctamente los accesos al disco duro, por lo tanto, montaré un fusión drive casero. Tengo también un Mac Book Air, y me tienta tener sólo el SSD, pero en el mac mini sólo 250GB se me quedarían escasos. Os mantendré informados de mi periplo. Gracias por los consejos!!!

  2. Yo he instalado varios “fusion”, si bien funcionan correctamente, hay que tener una cosa muuuuy en cuenta. Cuando se crea una unidad “fusion” si uno de los dos discos se daña, no se podrá acceder a los datos de la unidad completa, así que pérdida total de datos. Yo sólo lo recomiendo en caso de tener time capsule o ser extremadamente organizado con los backup. En cuanto al rendimiento, bajo mi experiencia es mejor hacerlo a mano, instalar sistema en el sólido y poner manualmente las librerías de fotos, música y demás en el disco duro tradicional.

  3. Tal y como explica José Oliva, si uno de los discos se daña se pierde todo… y eso es lo que me pasó a mí. Yo tengo un MBP de mediados de 2009 y para agilizarlo decidí hacer un fusión drive con un SSD de 120 GB. marca Kingstoon y el HD que monta de 320 GB. Aguantó casi un año funcionando perfectamente pero al final algo falló.
    Lo llevé a la Apple Store y me confirmaron que uno de los dos discos había “muerto”. Lo primero era saber cual de los dos, y mi sorpresa fue que había sido el SSD. El chico que me atendió en la Apple Store me comentó que no es muy recomendable hacer Fusion Drive caseros y que lo que me recomendaba era instalar en el SSD el sistema y las aplicaciones, y la carpeta de usuario migrarla al HD. Desde que lo hice funciona a la perfección, arranca muy rápido y ahora que lo he formateado para instalarle Yosemite, en 35 minutos lo volví a tener operativo con todos los programas y actualizaciones.
    El nuevo SSD es un crucial de 120 GB.
    Imprescindible para todo obviamente, la copia de Time Machine, y en mi caso también la de Super Duper.
    Y por último, ánimo Txasti y te decides por el fusión drive que a mi el año que lo tuve me fue bastante bien.

  4. No acabo de entender ese argumento anti-Fusion Drive de que si uno de los dos discos se daña no podremos acceder a los datos. Pues claro, es lo logico. Y? Si no usas Fusion Drive y te organizas tu los datos repartiéndolos en los dos discos (de eso hablare después….) también vas a tener que recurrir al backup si te falla alguno de esos dos discos. Ciertamente, solo tendrás que restaurar la información del disco que falle. Y? En tu sistema tendrás que hacer DOS backups, uno de cada disco. Con Fusion Drive solo tienes que hacer UN backup, el del volúmen que crea Fusion Drive.
    Cuando tengas un error de disco en Fusion Drive, tendrás que sustituir el disco afectado y restaurar un volúmen (si, el volúmen que engloba ambos discos). Igual que en la solución sin Fusion Drive (sustituir disco afectado y restaurar ese disco). Puede que ganes algo de tiempo con la solución no Fusion Drive si los datos perdidos estaban en tu pequeño y rapido SSD, y no en el grande y lento disco mecánico, pero a mi no me merece la pena esa eventual ganancia de tiempo en la infrecuente situación de fallo del disco, respecto a las ventajas que si aprecio en el uso de Fusion Drive.
    Ahora voy con mi crítica a ese Fusion Drive “manual”; O sea, que en pleno siglo XXI y metidos en harina “informática” ahora renegamos de las bondades de un algoritmo diseñado específicamente para organizar el almacenamiento y uso de la información y pensamos que nuestro cerebro humano va a ser capaz de tomar ese tipo de decisiones de forma mas eficiente? Que disponemos en nuestra memoria humana del mismo tipo, cantidad, etc de información sobre tiempos de acceso, cantidad de RAM disponible, estadísticas de uso de cada fichero de nuestro/s disco/s, etc, como para tomar nosotros mejores decisiones sobre donde almacenar esos datos?
    Pues lo siento, pero yo no me siento capaz de vencer al algoritmo de Fusion Drive en tales tareas, por lo que prefiero dejárselas a él. Hay miles de cosas mas prioritarias en mi vida en las que mejor usar mi escasa capacidad de procesamiento.

  5. Hoy he podido por fín instalar el disco duro y hacer el fusión drive. Pensaba que iba a ser más difícil configurarlo una vez instalado, pero el instalador de yosemite se ha encargado de configurarlo todo. Me había “empollado” un par de tutoriales porque creía que tendría que utilizar el terminal y no ha hecho falta. Gracias a todos por los consejos, en los próximos días evaluaré el rendimiento y os contaré mis impresiones, pero desde ya os digo que para mi es prioritario la comodidad de que el sistema gestione el disco duro, aunque suponga algo de pérdida en el rendimiento. Saludos!

    1. Voy a ampliar mi mac mini con un ssd samsung de 256gb y quiero que funcionen los discos con Fusion Drive. Supongo que el proceso es backup completo (tengo una time capsule que me vendrá estupenda para ello) y a continuación ¿que?. Como dices que yosemite se encarga de instalarlo todo y que fué más facil de lo que creías…¿algún consejo o tutorial de cómo lo hiciste? Gracias por anticipado. Un saludo

      1. Eso es, copia completa con Time Capsule, si no recuerdo mal, desde el propio instalador de OS X Yosemite, ya me dio la opción de hacer fusion drive. Tal y como comento en el post, me había preparado para algo complicado y todo fue más sencillo de lo que esperaba. De hecho, me pareció más difícil el tema del hardware que el software, ya que en los totorales que revisé me indicaban que tenía que intercambiar los cables de conexión del disco, ya que el que me venía con el kit, por lo visto no funciona correctamente con el disco SSD, pero si con el original. Si tienes cualquier duda en la que te pueda ayudar, no dudes en consultar. Si esta en mi mano cuenta con ello, un saludo!

    2. hola, me interesa hacer fusión drive en mi Mac mini late 2012, podrías pasarme los enlaces o tu correo para poderponerme en contacto contigo y así preguntarte mis dudas???? Gracias

  6. Yo he optado por la opción de usar el SSD (por thunderbolt) para el sistema y lo programas y el HD interno para los datos de usuario y una opción adicional de arranque. No he tenido que mover bibliotecas ni archivos. He creado un usuario con el mismo nombre que el que ya existía en el HD y un segundo usuario (administrador) temporal. Desde el usuario temporal he cambiado la carpeta del otro usuario indicando la que ya existía en el HD y tan contento. Yo en linux estaba acostumbrado a tener lo usuarios en particiones diferentes a la del sistema y fue algo que eché de menos cuando me pasé a Mac hace ya muchos años. En cualquier caso, cruzo los dedos para que todo acabe funcionando bien.

Deja un comentario