iPhoto’09: integración de Caras con Agenda

En días como éste, uno se acuerda de todas las críticas salvajes que se vertieron contra la keynote de la pasada MacWorld: que menudo desastre, que nada hardware, que donde está el iTablet, que vaya un MacBook Pro más caro, que por qué la batería integrada… resumiendo WORST KEYNOTE EVER, o como se dice en macuariano VAYA MIERDA DE KEYNOTE.

Yo, como soy un tipo muy tranquilo, expresé mi opinión en los siguientes términos: han actualizado Y MUY BIEN sus dos suites de programas que son, a fin de cuentas, los que usamos todos los días, y además han sacado un MacBook Pro de 17′ que es un auténtico prodigio del diseño industrial. Pasados los primeros días de tumultos y de refriegas en los foros y blogs, todos empezamos a disfrutar con las funcionalidades del nuevo software y, por supuesto, a no reconocer las excesivas críticas hechas a la keynote; los españoles somos así.

Una de las características del nuevo iPhoto’09 que más juego ha dado es sin duda Caras (aka Faces). Es un sistema que cuanto más lo usas mejor funciona, pero al principio, cuando está reconociendo por primera vez una cara, es tremendamente divertido por comprobar las similitudes completamente peregrinas que propone. Además, hay caras que deben ser especialmente comunes, porque a mí por lo menos me salen siempre los mismos dos o tres tíos en todas las “rondas de reconocimiento” que me hace Caras.

Una cosa que eché en falta de Caras fue una integración con Agenda, para no tener que poner a mano los nombres de los identificados. Dicha integración ha aparecido hoy como por arte de magia en mi iPhoto, así que supongo que, al igual que el objeto de la anterior entrada, es cosa de la última actualización que tuvo lugar el jueves pasado. Ved un ejemplo:

Caras 1

Como podéis ver, a poco que ponéis un par de letras, os ofrece las entradas oportunas de la Agenda y podéis seleccionar el contacto adecuado para la cara en cuestión. Respecto a toda la gente que ya tenéis en Caras, sólo tenéis que iros a la presentación de la aplicación, donde están todas las caras en plan Polaroid, y editar los nombres, seleccionando el contacto adecuado. Mirad, mirad:

Caras 2

Lo siguiente que le vamos a pedir a Caras es que la cara que elijamos para representar a cada persona sea aplicada también como foto del contacto en la Agenda. Pero eso ya para la próxima actualización, que calculo que será a mediados de Julio, para adaptar iLife’09 a lo que quiera que sea que haga el nuevo iPhone.

iMovie’09 ya desentrelaza el vídeo de origen

interlaced

Dado que “hoy las ciencias adelantan que es una barbaridad”, cada día somos más los que andamos pegándonos guantazos con el vídeo en HD y todas sus posibles maneras de importación al Mac, edición y posterior exportación para uso y deleite del resto de los mortales. Un ejemplo de esta lucha cruenta puede ser este hilo de los foros del GUM Asturias donde algunos afortunados poseedores de la Panasonic HDC-SD9 tratamos de ayudarnos en todos los procesos antes mencionados. Como podéis ver en el hilo, mis intervenciones son especialmente patéticas, ya que el modelo americano de dicha cámara ofrece dificultades extra para todas estas cosas.

Sin embargo, aparte de los descubrimientos que vamos haciendo todos juntitos, hoy he leído en Word of Apple (eso es un header y lo demás son tonterías) una noticia que alegrará nuestros corazones, ya que la última actualización de iMovie’09 añade una solución al bug que impedía desentrelazar un vídeo en su exportación aunque seleccionaras la opción. Todavía no lo he probado pero en teoría, si ya funciona como debería funcionar, evitaría esa especie de rayas que salen en los bordes de las figuras en movimiento y que se producen cuando no coincide la información sobre lo que debería estar en ese momento ahí y lo que realmente está (parece sacada de Lost, esta frase). Podéis ver un ejemplo de lo que digo en la imagen que preside este artículo.

Bueno, como veréis no soy el más técnico de los bloggers, pero quizá ahora con esta actualización sí sea uno de los más felices.

Consecuencias del iPhone OS 3.0

Tras el anuncio el martes pasado de lo que será la versión 3.0 del iPhone OS, una serie de consecuencias a varios niveles son previsibles. No está de más enumerarlas aquí para estar preparados:

  • Disminución drástica de llamadas realizadas: millones de usuarios, con una absoluta y básica necesidad de la opción Copy&Paste, pasarán ahora la mayoría de su tiempo copiando y pegando sin cesar y por doquier en sus iPhones, bien en una misma aplicación bien cruzando datos entre aplicaciones. Esto dejará menos tiempo para realizar llamadas, notándose un alarmante descenso en los minutos facturados.
  • Pérdida de las huellas digitales de los usuarios: el continuo deslizamiento de los dedos por la pantalla del iPhone para realizar sin cesar operaciones de Copy&Paste causará una erosión en las huellas digitales de millones de usuarios del iPhone.
  • Aumento desmesurado de artículos publicados en los blogs sobre Apple: la nueva opción Copy&Paste, tanto tiempo añorada, permitirá ahora a todos los bloggers, especialmente los dedicados a temas Apple, poder construir perfectamente sus artículos desde cualquier ubicación móvil. Google Reader ya ha comenzado a duplicar la capacidad de sus servidores para dar cabida al incremento de las actualizaciones por RSS.
  • Rotura de stock de chips bluetooth: cientos de miles de usuarios, que no concebían su vida sin poder usar un auricular bluetooth stereo con sus iPhones, se lanzarán en masa a comprar este tipo de auriculares. Las empresas fabricantes triplicarán su demanda de chips bluetooth provocando una rotura de stock en los productores de estos chips, que previsiblemente durará hasta diciembre de 2009.
  • Saturación de los servidores 3G de las operadoras: decenas de millones de usuarios, con cientos de MMS pendientes de enviar, se lanzarán como posesos a hacer dichos envíos el mismo día de la liberación del iPhone OS 3.0, saturando de demandas de tráfico los servidores 3G de las operadoras. Los contactos de estos usuarios, conocedores de la nueva feature del iPhone, se lanzarán también como locos a enviarles MMS de manera continua y masiva, saturándose así no sólo los servidores 3G de las operadoras proveedoras del iPhone, sino también los de las demás operadoras.
  • Caída de los precios de los dispositivos Tom Tom y Garmin: cientos de miles de usuarios de iPhone sacarán en eBay a la venta sus dispositivos GPS actuales al no ser ya necesarios por incluir el iPhone OS 3.0 la misma funcionalidad, por lo cual la valoración de estos dispositivos en el mercado bajará alarmantemente. Adelantáos y vended ya el vuestro.
  • Empobrecimiento de los usuarios: toda vez que las aplicaciones permiten realizar nuevas compras desde dentro de ellas, los usuarios no podán evitar adquirir todo tipo de actualizaciones y complementos para sus aplicaciones, lo que derivará en una acusada disminución de su patrimonio personal.

¿Creéis que me he dejado alguna? ¿Cuáles pensáis que son las más importantes?

Un Mac en la oficina: epílogo

Pues sí, amigos, llegamos al final de esta aclamada serie de artículos, no sin antes solucionar los dos asuntos que teníamos pendientes: la mensajería interna y el escaner de mi empresa.

En mi empresa usamos como mensajería interna uno de los muchos programas que existen y que proporcionan una interfaz gráfica al comando NetSend de Windows. No es un mal sistema, ya que sale un pop-up tremendo que no se va hasta que no le das a aceptar. Sin embargo, los mensajes que cierras por error se pierden en la noche de los tiempos y por eso me he empeñado en implantar Yammer en mi empresa, una especie de Twitter para empresas del cual podéis leer más cosas aquí. Como dicha implantación me puede llevar años 🙁 me he centrado en asimilar lo que tenemos ahora y aunque he encontrado soluciones diversas, creo que aprovechando el uso de Parallels, voy a incorporar también el NetSend a la “zona Windows” de este proyecto, porque es lo más rápido y lo que menos quebraderos de cabeza me va a dar.

Respecto al escaneado de documentos la cosa ha sido más sencilla. Nuestra fotocopiadora tiene un programa que controla los escaneos y los “envía” a los destinatarios. El programa servidor del servicio permite configurar separadamente las preferencias de los usuarios; en mi caso lo he configurado para que, en vez de enviármelo al programa cliente de Windows que no va a encontrar en mi Mac, me lo guarde en una carpeta compartida que pondría en el escritorio del Mac. Y si ya te quieres poner fino, en este artículo de TUAW explican cómo configurar un script para que te salte un pop-up cuando un archivo nuevo sea depositado en una carpeta. Toma ya.

Aquellos que me siguen por twitter sabrán ya que no voy a poder aprovechar todo esto que he aprendido en esta serie de artículos, ya que por política de empresa, no voy a poder traer mi iMac a la oficina. No obstante espero que otros con más suerte puedan hacer uso de mis investigaciones y de los enlaces que he ofrecido y que poco a poco sean más los trabajadores que puedan ser un poco más felices en su trabajo por estar usando un Mac.

Todas mis investigaciones también me han ayudado a aprender más sobre las necesidades informáticas de mi puesto de trabajo y satisfacerlas mucho mejor, aunque sea en un PC 😉

Un Mac en la oficina: Microsoft Office

Después de las excelencias que se han escuchado sobre el Office 2008 para Mac, lo último que yo me podría imaginar es que iba a ser este programa precisamente el que mayores problemas me presentara en mi proyecto de usar un Mac en la oficina. El problema que se me presenta es debido a una particularidad en el uso de Office que tenemos en mi empresa, pero supongo que cada uno tendrá sus rarezas.

Al igual que el 50% de mi trabajo es el uso del paquete de Sensei de gestión y contabilidad (por cierto, la mitad de los ordenadores de esta gente son Mac y resuelven todas estas historias usando algo llamado Citrix), un 30% es el uso de documentos de Word combinados con Excel, un 10% el uso de dichos archivos por separado y otro 10% el uso de Internet, correo electrónico, Evernote para GTD y alguna otra cosilla.

Sabemos que Microsoft quitó del Office 2008 para Mac el soporte para VisualBasic, privándole no sólo de mucho potencial, sino también de mucha compatibilidad con plantillas y procesos complejos que algunas empresas definen para los documentos de Word y Excel. Yo pensé que esto no me afectaría a mí, pero me equivoqué de plano, porque resulta que por algún motivo Office para Mac no combina correctamente los documentos de Word y Excel, presentando problemas en aquellas celdas de Excel que contienen fórmulas: bien muestra los campos en blanco bien muestra extraños caracteres.

He hecho 10 millones de pruebas y me he pateado arriba y abajo un montón de foros sin resultado satisfactorio. Sí he obtenido una clara conclusión: a fecha de hoy y cualquiera que sea la versión de la que hablemos, Office para Mac no es 100% compatible con Office para Windows en el entorno empresarial. Seguramente para un usuario particular o para profesionales y empresas concretos pueda valer, pero para mí (y para bastante gente) no vale.

Sin embargo de todas estas pruebas y andanzas saqué un conocimiento valiosísimo, ya que Flavio de Puromac me aseguró que Windows bajo Parallels es transparente en cuanto a aplicaciones para Mac OS X, o sea, que estando en el Finder puedes coger cualquier archivo y decirle directamente que te lo abra con la aplicación fulanita que tienes instalada en el Windows de Parallels. Si a eso le unes el modo coherencia, que hace “desaparecer” el escritorio y otros elementos fijos de Windows, el resultado es que tienes las ventanas de Word y Excel para Windows flotando sobre tu Finder sin ningún problema como si fueran aplicaciones nativas, e interaccionando con el Finder como cualquier otra aplicación. Y lo de combinar correspondencia funciona a la perfección.

La pregunta es ¿es ésto aceptable? En el primer capítulo de esta serie manifesté que el único uso de Windows debía ser esa aplicación que todos tenemos hecha a medida para la empresa y que todo lo demás debería funcionar nativamente sobre Mac. Algunos lectores que han seguido este asunto en los comentarios de artículos anteriores o por Twitter me han recomendado que instale Office 2003 para Windows sobre CrossOver. El problema es que algunos me han dicho que funciona muy bien y otros me han dicho que no funciona del todo bien. Y no tengo más tiempo para pruebas.

El tiempo se me acaba, amigos. Mi actual PC del trabajo está hecho polvo y necesita con urgencia un cambio de disco duro, una tarea pesada a la que no pienso entregarme si no es imprescindible. Así que esta semana tengo que tomar la decisión definitiva.

Dada la total transparencia de Windows en Paralells, cosa que no conocía y que me ha dejado sorprendidísimo, creo que voy ACEPTAR esta solución y a seguir adelante con mi proyecto. Si el día de mañana Microsoft saca un Office para Mac más acorde a mis necesidades o resulta que CrossOver funciona bien con Office 2003, pues mejor que mejor, pero al menos tengo un punto de partida interesante y 100% funcional (MUY funcional, creedme) aunque me suponga tener que “convivir” con un Windows dentro del Mac 🙁

Aunque os pueda parecer que este artículo destila un poco de decepción, en realidad estoy muy contento e ilusionado, porque durante días he creído que había fracasado completamente y esta solución me ha dado de nuevo vida a un proyecto al que le queda sólo una fase. En mi siguiente artículo veremos cómo resuelvo el uso de dos aplicaciones menores: la mensajería interna vía Netsend y la recepción de documentos escaneados en la fotocopiadora de la empresa.

Imagen sacada del flickr de Ethan Fortes

Unboxing de mi nuevo iMac 24′

mosaic4438872

Aquellos que me seguís por twitter y por flickr ya sabréis que esta mañana, con extrema puntualidad, me llegó el iMac de 24′ que pedí a Apple el pasado miércoles por la tarde. Podríamos decir que han tardado 7 días naturales en fabricarlo con la ampliación de gráfica que pedí, mandarlo desde la fábrica de Foxconn en China hasta Praga, de ahí a Nurenberg y Herne-Boerning (ambas en Alemania), un paso por la ubicación francesa de Chilly-Mazarin, para entrar triunfal en España por Barcelona y luego llegar hasta Alicante, la sede de UPS desde donde se reparte a Murcia, ciudad gloriosa en la que lo recibí a las 11:06.

Todo lo que pueda decir del equipo es poco y creo que tengo ordenador para muchos años. He preferido no importar mi usuario sino ir añadiendo las cosas a mano, para tener un sistema de partida lo más limpio posible, si bien es cierto que la sincronización de Preferencias del Sistema que hace MobileMe simplifica muchísimo las cosas. He hecho unas cuantas fotos del unboxing que podéis ver en flickr.

Poner en marcha un Mac desde cero es una experiencia que creo que todos deberíamos repetir de cuando en cuando. Es muy cierto que un Mac no necesita ser formateado periódicamente como un PC, pero resulta un ejercicio tremendamente útil para recordar cómo se configuran las cosas para que estén a tu gusto y que de paso, te permite dejar bastante lastre por el camino.

La adopción del nuevo iMac me supone dos pequeños traumas; el primero es que la figura de Darth Vader que coronaba mi viejo iMac ahora no me cabe, y la segunda es que mi disco duro Western Digital para TimeMachine y SuperDuper! es FireWire 400. Lo primero lo superaré dándome al alcohol y para lo segundo he encontrado una solución tremendamente satisfactoria que es usar como hub mi otro disco externo Iomega que uso para datos y que tiene ambas conexiones FireWire. Así que conecto el Western Digital al Iomega por FW400 y el Iomega al iMac por FW800; por cierto, es un ordenador un poco restringido en conexiones, ya que trae sólo un FW800 y 4 USB. Ya le podían haber puesto algo más, que sitio no falta.

Para terminar un pequeño FAIL de Apple. El Mighty Mouse con cable incluido en el Mac tiene el cable extremadamente corto; está pensado para conectarse al puerto USB del teclado, cosa que no puedo hacer porque mi teclado es inalámbrico y no tiene esos puertos. Ojalá todos los fallos que le encuentre al equipo sean como este 😉

Un Mac en la oficina: aplicaciones de Windows

Como ya quedó claro en el primer artículo, este proyecto mío no es nada utópico. Sé a ciencia cierta que no voy a poder trabajar en la oficina 100% Windows Free, porque todos en nuestro entorno de trabajo acabamos teniendo una o dos aplicaciones que sólo existen en versión para Windows.

En mi caso se trata de los programas de contabilidad, facturación, cartera y gestión urbanística, es decir, la base de mi trabajo diario. Estos programas son de la empresa Sensei. La cosa tiene más guasa si piensas que el programa de gestión urbanística nos lo hicieron a medida y que yo rechacé la posibilidad de programarlo sobre plataforma web. Dado que los otros programas ya tienen una versión web, ahora no estaría escribiendo este artículo si no fuera por aquella magnífica decisión mía. ¡Qué listo soy! Además, los jefazos de Sensei son todos maqueros 😉

En un principio pensé en usar Parallels, dado que tenemos una licencia y lo he usado con éxito ya en la empresa. Sin embargo un comentario de Manuel en el primer artículo de esta serie me hizo prestar mi atención a una aplicación de Microsoft llamada Remote Desktop Connection Client. Este programa, muy configurable, te permite conectarte a un servidor que tenga habilitadas las sesiones remotas, como el mío, con Windows 2000 Server.

Resulta prodigioso su funcionamiento. Te conectas y al segundo aparece la ventana de inicio de sesión de Windows 2000 Server. Pones tu usuario y contraseña y ya tienes delante un escritorio Windows para trabajar. En el MacBook 1,83 Ghz de la empresa y bajo WiFi, las cuatro aplicaciones mencionadas A LA VEZ, funcionan perfectamente, con lo cual el rendimiento con mi iMac a través de cable de red debe ser tremendo.

Yo en la oficina uso dos monitores; en uno tengo siempre estos programas y en el otro alterno el navegador de Internet, el Word y el Excel. He trabajado un rato con el MacBook y veo que tendré que habituarme a las combinaciones de teclas para saltar de una aplicación a otra y del escritorio remoto al del Mac. También tengo que pensar cómo combinar todo esto con Spaces y con usar dos monitores. Además, por lo que he visto, la gran capacidad de configuración que tiene esta aplicación de Microsoft me va a permitir trabajar de una manera incluso más cómoda que en la prueba que he hecho, la cual ya ha resultado muy satisfactora.

Bueno, pues podemos decir que prueba superada y con creces. Y es éste un buen momento para recapacitar y para replantear el proyecto. Si todo va bien, el próximo jueves tendré mi nuevo iMac; eso significa que debo hablar ya con mi jefe para asegurarme su permiso para la operación y quizá el viernes 20 sería el dia para, por la tarde, venir a montar el iMac.

Los puntos que me quedan por tratar son la compatibilidad de las versiones de Office (principalmente combinando documentos de Word y Excel), la manera de recibir archivos escaneados en la fotocopiadora y la mensajería interna.

En estos momentos lo del Office es lo que más me preocupa, porque las pruebas realizadas no han sido muy alagüeñas. Ya veremos.

emilcar::podcast 21

Publicamos hoy el podcast 21, con cierta melancolía, ya que éste es con toda seguridad el último podcast que grabaré con mi primer Mac, mi iMac 17′ Core Duo. Por ello, para hacerle un homenaje, os dejo con el sumario del podcast mientras le dedico la imagen de este artículo:

  • Breve repaso a la actualidad Apple: mi opinión sobre los nuevos Macs (faq-mac.com) y expectativa ante los próximos movimientos de Apple.
  • El Mac en la gran empresa: información de referencia de Apple y de la Enterprise Desktop Alliance (EDA)
  • iTunes Server y iPhoto Server: una solución que de momento no existe (creo)
  • Historias maqueras
  • Blogosfera: reunión de marzo del GUM Murcia, el podcast de Vidatech y la ofensiva web 2.0 de Vladimir Karabatic (twitter, facebook y flickr)

El feed ya está actualizado y cayendo por iTunes. No obstante, aquí están los enlaces para quien los necesite:

Enlace para suscripción desde iTunes
Enlace para suscripción desde otro programa de podcasts o lector de feeds
– Descarga directa de archivo enriquecido m4a con imágenes y enlaces para escuchar y ver desde iTunes o QuickTime.

Incoming new iMac

Con el tostón que di por twitter en la mañana de ayer, a muchos os extrañará mi repentino silencio y la ausencia de noticias. Ayer tuve una tarde complicada y esta mañana más, pero al fin he podido posicionarme y paso a rendiros cuentas.

Ayer noche obtuve el oportuno permiso conyugal tras una reunión familiar en la que ambos acordamos que el iMac más adecuado para nosotros es el de 24′ y procesador 2,93 Ghz. Teníamos la única duda de la tarjeta gráfica y esta mañana me dirigí ufano a Benotac a resolver mi duda y a pedir el equipo.

En Benotac me atendieron perfectamente y dado que el motivo principal del cambio de equipo es el manejo de vídeos en HD producidos por mi cámara Panasonic, no dudaron en recomendarme la ampliación a la Nvida GT 130 512 Mb. El precio total, incluyendo un teclado inalámbrico, ascendía a 1.814 €, un importe que entra dentro de los presupuestos familiares.

Sin embargo, al ser un equipo modificado (CTO) de un modelo de reciente aparición, en Benotac tenían dudas sobre el plazo de entrega. Parece ser que Apple no respalda a los Premium Reseller el stock de CTO, por lo que además de un plazo de entrega presumiblemente largo, debían cobrarme por anticipado un 20%. Hablé con mi mujer del tema y ambos convinimos que no parece muy inteligente optar por pagar un 20% y esperar un mes cuando puedes tenerlo en una semana y pico vía Apple Store y pagarlo cuando te llegue. Agradecí enormemente a Benotac su sinceridad y puedo decir sin lugar a dudas que han ganado mi fidelidad con su manera de actuar, tanto en ésta como en otras ocasiones.

Acto seguido procedí a llamar a la Apple Store (mola más por teléfono) y encargué mi iMac 🙂 Dice la comercial, Carina, que el pedido me llegará el próximo jueves, pero yo la verdad es que no me creo nada y así se lo hice saber. Dice la chica que la sinceridad de Benotac en cuanto a su duda con los plazos no es muy habitual entre los distribuidores, así que bien por ellos.

Bueno, pues ya está pedido, y si la semana que viene leéis en los blogs americanos algo así como “Users reporting iMac shipment delays”, acordaros de mí 😉 y de que estaré esperando esto:

24′ 2.93GHz Intel Core 2 Duo
4GB 1066MHz DDR3 SDRAM
640GB Serial ATA Drive
NVIDIA GeForce GT 130 512MB
Apple Wireless Keyboard (Spanish)
Mighty Mouse de Apple